La apendicitis aguda es la causa más frecuente de cirugía abdominal de urgencia

La apendicitis aguda es la causa más frecuente de cirugía abdominal de urgencia

En alguna oportunidad, a lo largo de la vida, conocemos a alguien que fue operado de urgencia de apéndice.

El apéndice es una porción del intestino grueso, de forma tubular que mide habitualmente entre 3 y 5 cm de largo y hasta 6 mm de espesor. Se origina del ciego, que es la primera porción del intestino grueso.

"También nos encontramos con la apendicitis aguda es la inflamación del apéndice cecal cualquiera sea la causa que la origine. Fue descripta por primera vez en 1886 por el médico americano Reginald Fitz y es la causa mas frecuente de cirugía abdominal de urgencia".

Su incidencia ronda los 11 casos cada 10.000 habitantes y es ligeramente más común en varones que en mujeres. Si bien es una enfermedad que afecta a las personas de todas las edades, la mayor incidencia de apendicitis se da entre los 10 y los 14 años de vida (27,6 cada 10000 habitantes).

Ahora bien, ¿cómo se manifiesta?

El cuadro clínico típico de apendicitis aguda se inicia como un dolor cólico difuso localizado en la parte superior del abdomen o peri-umbilical y que puede estar seguido o no de nauseas y vómitos. Luego este dolor migra y se localiza en la fosa iliaca derecha, a modo de dolor constante.

Resulta de gran importancia que el médico a cargo investigue, bien los signos y síntomas para descartar otras patologías

Asimismo, la presencia de otros síntomas como diarrea o aumento en la frecuencia de la orina puede estar presentes, aunque con menor frecuencia.

Por eso, un correcto interrogatorio y un examen físico son indispensables para el diagnostico temprano de la enfermedad y la instauración del tratamiento a tiempo.

Resulta de gran importancia que el médico a cargo investigue, no solo los signos y síntomas que se detallaron anteriormente, sino también aquellos que ayudan a descartar otros diagnósticos, por ejemplo: gastroenteritis, cuadros ginecológicos en las mujeres, infecciones del tracto urinario, embarazo y la diverticulitis, entre otros.

No obstante, algunos hospitales y sanatorios del país pueden indicar un análisis de sangre y un estudio por imágenes para complementar. El método por imágenes más utilizado es la ecografía abdominal y de partes blandas, donde se puede observar el apéndice engrosado. La ecografía, tanto abdominal como trans-vaginal son de gran utilidad para descartar otros diagnósticos. Si hasta aquí el diagnóstico no ha sido establecido se indicará la tomografía computada (TC) o la resonancia magnética (en caso de una paciente embarazada).

Una vez que se establece el diagnóstico lo que sigue es conocido, el tratamiento de la apendicitis aguda es quirúrgico, ya sea por cirugía convencional o laparoscópica. Si el cuadro de apendicitis se acompaña de peritonitis (pus o material fecal en la cavidad abdominal), se procede al lavado de la misma y la colocación o no de drenajes. La cirugía puede complementarse con antibióticos durante el postoperatorio, aunque no siempre es necesario. | Infobae