El pastor evangélico Santana tiene vinculaciones con el fujimorismo

El pastor evangélico Santana tiene vinculaciones con el fujimorismo

El fundador y líder de la Iglesia evangélica El Aposento Alto, el autoproclamado apóstol Alberto Santana Leyva, respaldó públicamente a Keiko Fujimori en la campaña presidencial 2016. 

Si bien la lideresa de Fuerza Popular no triunfó en la jornada electoral, al año siguiente la junta directiva del Congreso, controlada por el fujimorismo, aprobó un acuerdo con Santana para que sus integrantes recibieran capacitación en Lima y en el interior del país, bajo el auspicio de la congresista Rosa Bartra Barriga.

El lunes 2 de mayo de 2016, en plena campaña presidencial, Santana reunió a su feligresía en el coliseo Amauta donde Keiko Fujimori suscribió un compromiso para rechazar la unión civil, el aborto y la adopción de niños por personas del mismo sexo. De esta manera, la jefa de Fuerza Popular asumía como suyas las consignas misóginas y homofóbicas de Santana y otros pastores, como Rodolfo Gonzales, de Misión Misionera Mundial (MMM); y Pedro Hornung, de Agua Viva, quienes son de la misma línea. De hecho, el congresista fujimorista Juan Gonzales Ardiles es pastor de esta última Iglesia evangélica.

Poco después del encuentro con Keiko Fujimori, el viernes 24 de junio, Alberto Santana compró dos terrenos en la explanada del estadio de Alianza Lima por 600 mil dólares. El vendedor fue el anciano de 93 años Julio Saquicuray Pérez, quien debido a su estado de salud, su hijo Carlos Saquicuray Sánchez firmó por él. Santana pagó en efectivo 300 mil dólares por cada propiedad a Saquicuray.

Sin embargo, la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales (SBN) informó a La República que el terreno comprado por el pastor Santana fue adjudicado por el gobierno del general Juan Velasco Alvarado al club Alianza Lima, el 6 de junio de 1972.

La mano amiga
No obstante que Keiko Fujimori fue derrotada en las elecciones, Santana mantuvo su vínculo con el fujimorismo. En 2017, durante la gestión de Luz Salgado y Rosa Bartra como presidenta y vicepresidenta del Congreso, respectivamente, el pastor evangélico consiguió un convenio para que funcionarios del Parlamento ofrecieran conferencias sobre derechos ciudadanos a los seguidores de Santana, en Lima y provincias. La gestión estuvo a cargo de la congresista fujimorista Tamar Arimborgo Guerra, también de confesión evangélica.

Keiko Fujimori estaba al tanto del convenio entre el líder de El Aposento Alto y la directiva fujimorista del Congreso. El día de la clausura, Rosa Bartra ofreció el discurso de despedida, según la nota de prensa oficial del Legislativo: “En nombre de la presidenta del Congreso, Luz Salgado, y de la presidenta del partido, Keiko Fujimori, doy por clausurado este importante taller”.No queda, por lo tanto, duda de la relación de la lideresa de Fuerza Popular con el pastor Alberto Santana.

La abogada del club Alianza Lima, Liliana Campos Aspajo, afirmó que era falso que El Aposento Alto consiguió una resolución judicial para tomar posesión de la explanada del estadio victoriano (ver recuadro), como dijeron los seguidores del pastor.

De acuerdo con un video elaborado por El Aposento Alto, el origen de la riqueza de Alberto Santana se debe a la venta de los más de 120 libros que ha escrito. ¿Cuántos tuvo que vender para comprar por 600 mil dólares los dos terrenos?

 Denunciarán a Santana por usurpación

- Las acciones judiciales que emprendió el pastor Alberto Santana para tomar el control de dos terrenos de la explanada del estadio de Alianza Lima fueron desestimadas por el Poder Judicial, según la abogada del club, Liliana Campos.

- “Presentaron una acción de reivindicación en el 32° Juzgado Civil de Lima y un proceso de desalojo en el 15° Juzgado Civil de Lima, y ambos fueron declarados improcedentes”, afirmó Campos.

- “Como no les dieron la razón, apelaron a la invasión. Por eso vamos a denunciar a El Aposento Alto por usurpación agravada, y contra el pastor Alberto Santana Leyva. Tienen que pagar por los destrozos que han ocasionado al ingresar violentamente”, afirmó la abogada Liliana Campos.

La República