No desalojan a chancherías pese a mandato judicial

No desalojan a chancherías pese a mandato judicial

Desde que el 21 de julio del 2016, cuando el Juzgado Mixto de Chancay resolvió el desalojo de un conjunto de criadores clandestinos de cerdos emplazados en una zona al borde de la playa de esta localidad, las autoridades no ejecutan el mandato.

Los dirigentes de centenares de familias que residen en Puerto Chancay, Peralvillo y Santa Rosa enviaron comunicaciones escritas a las entidades responsables para que desalojen a las chancherías de la zona conocida como El Cascajo. Esto porque son un peligro latente para la salud y porque amenazan los humedales que fueron recuperados de su desaparición.

“Por más de diez años padecemos de olores pestilentes que hacen de nuestras viviendas lugares donde no queremos vivir, además de estar expuestos todo el tiempo a la contaminación de aguas servidas que arrojan los criadores clandestinos, lo que atrae a insectos y ratas”, informaron los pobladores.

Falta de acciones

La situación insalubre que generan las chancherías ubicadas en el Km 76 de la Panamericana Norte fue reportada por los vecinos a la ministra del Ambiente, Elsa Galarza; al director de la Autoridad Nacional del Agua, Alberto Osorio; y a la directora general de Salud, Mirtha Trujillo. También al gobernador regional de Lima, Nelson Chui; a la alcaldesa provincial de Huaral, Ana Kobayashi; y al de Chancay, Juan Álvarez. Sin embargo, no obtuvieron respuesta.

Según el Juzgado Mixto de Chancay, los criadores de cerdos son invasores de terrenos que son privados.

La República