Venezuela: Militares rebeldes habrían robado unos 100 fusiles de base atacada

Venezuela: Militares rebeldes habrían robado unos 100 fusiles de base atacada

Tres oficiales de Venezuela, uno de ellos activo, participaron en el ataque al fuerte de Paramacay, en la ciudad de Valencia (norte), perpetrado el domingo de madrugada por una veintena de hombres, confirmó este lunes el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

El grupo estaba comandado por el ex capitán Juan Carlos Caguaripano, en el exilio tras ser expulsado en el 2014 de la Fuerza Armada por rebelión y traición, y quien logró huir, reveló el ministro.

También lo formaban el primer teniente Oswaldo Gutiérrez, quien estaba prófugo acusado de robo de municiones, y el primer teniente Jefferson García, que suministró información de la base y era el responsable del armamento, según el general Padrino López.

En combates que se prolongaron por más de tres horas en el destacamento fueron abatidos dos de los atacantes y detenidos ocho -entre ellos Gutiérrez y un hombre herido-, mientras que Caguaripano, García y el resto escaparon con armas.

"Estos dos oficiales lograron huir y se ha desplegado un operativo especial para su búsqueda y captura", aseguró Padrino López, quien precisó que Gutiérrez "se encuentra a orden de los tribunales militares".

El ministro de Defensa informó también que tres militares resultaron heridos en el enfrentamiento, uno de los cuales está en terapia intensiva por un disparo en la cabeza.

Según el ministro, "la gran mayoría de civiles implicados que fueron detenidos registran antecedentes criminales en diversos delitos"..

"Esta banda no actúa por ideales ni principios nacionalistas, son pagados desde Miami por grupos de extrema derecha ligados a factores de oposición venezolana, así como a gobiernos extranjeros que mantienen una actitud hostil e injerencista contra el país", aseguró.

Poco antes del ataque, Caguaripano, acompañado por un grupo de uniformados con armas largas, apareció en un video en las redes sociales en el que se dice en rebelión contra la "tiranía ilegítima de Nicolás Maduro".

Desde la clandestinidad, el capitán Javier Nieto Quintero, quien dice formar parte del movimiento de Caguaripano, dijo a la AFP que la operación había sido un éxito porque lograron su objetivo de sustraer armas, "entre 98 y 102 fusiles, calibre 156 y AK-47", según dijo.

El asalto añadió más tensión a la explosiva crisis venezolana, con protestas opositoras que exigen la salida de Maduro ysuman unos 125 muertos en cuatro meses.

Para la oposición y algunos analistas, el ataque evidencia un malestar en rangos medios de la Fuerza Armada, principal sostén de Maduro.

AFP