No, los perros no son (tan) inteligentes

No, los perros no son (tan) inteligentes

En contra de lo que muchos solemos pensar, los perros no son inteligentes. O por lo menos no de una forma excepcional, o especial, si los comparamos con las "habilidades mentales" de muchas otras especies no tan cercanas al hombre.

Esta sorprendente conclusión se desprende de un estudio llevado a cabo por investigadores de las unversidades británicas de Exeter y Canterbury Christ Church y recién publicado en la revista Learning & Behavior.

Durante la investigación, los científicos revisaron numerosas pruebas y estudios cognitivos hechos con anterioridad en animales, y compararon la "fuerza mental" de los perros con la de otros animales domésticos, cazadores sociales y varias clases de carnívoros (un orden que incluye, además de a los perros, a otros animales como los lobos, los osos, los leones o las hienas).

Fue así como los investigadores se dieron cuenta de que las capacidades cognitivas de los perros son, como mínimo, igualadas por varias especies de cada uno de estos grupos.

El estudio examinó los resultados de más de 300 artículos sobre la supuesta inteligencia de los perros y de otros animales, y quedó claro que un buen número de esos artículos se habían "sobre interpretado" los resultados en favor de las habilidades caninas.

Según explica Stephen Lea, de la Universidad de Exeter y primer firmante de la investigación, "durante nuestro trabajo, nos pareció que muchos estudios en investigación de cognición canina tenían como objetivo predeterminado 'probar' lo inteligentes que son los perros". Es decir, se partía de la base de que los perros son inteligentes y se enfocaban los estudios parfa averiguar hasta qué punto.

"A menudo -prosigue el investigador- se los compara con los chimpancés y cuando los perros 'ganan', esa victoria se agrega a su reputación como algo excepcional. Sin embargo, en todos y cada uno de los casos encontramos otras especies de comparación válidas que funcionan al menos tan bien como lo hacen los perros en esas mismas tareas".

La investigación se centró en aspectos tan variados como la cognición sensorial, la cognición física, la cognición espacial, la cognición social y la autoconciencia.

"Teniendo en cuenta los tres grupos (animales domésticos, cazadores sociales y carnívoros) -explica por su parte Britta Osthaus, coautora del trabajo-, la cognición del perro no aparece como algo excepcional. De hecho, no estamos haciendo ningún favor a los perros al esperar demasiado de ellos. Los perros son perros, y debemos tener en cuenta sus necesidades y habilidades reales al considerar la forma en que los tratamos".

ABC