Australia busca enfrentar el terrorismo con banco de identificación facial

Australia busca enfrentar el terrorismo con banco de identificación facial
Australia busca enfrentar el terrorismo con banco de identificación facial

El Gobierno de Australia busca incluir las fotografías e información de los permisos de conducir en un banco de datos de reconocimiento facial para mejorar su lucha contra el terrorismo, dijo hoy el primer ministro, Macolm Turnbull.

Esta propuesta, que forma parte de una serie de medidas para unificar los recursos del Gobierno central con los de los estados y territorios, que gestionan los carnés de conducir, en la lucha contra el terrorismo, será abordada durante una reunión mañana en Camberra.

Los detalles de los permisos de conducir se unirían al banco de datos de pasaportes e información de inmigración que gestiona el Ejecutivo de Camberra a nivel federal para vigilar lugares como los aeropuertos o los centros comerciales, comentó el mandatario.

"No se puede permitir que el riesgo de un ataque cibernético prevenga que se haga todo lo posible para mantener a Australia segura", remarcó Turnbull a la cadena local ABC al explicar que la mitad de los australianos están ya "de una forma u otra" en los sistemas del Gobierno federeal.

Asimismo el Ejecutivo de Camberra busca que se armonicen las leyes en los estados y territorios para que los sospechosos por terrorismo puedan ser detenidos para ser interrogados hasta 14 días sin que se formule cargos en su contra en cualquier parte del país.

Solamente en el estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, se permite la detención durante 14 días, tal y como espera implementar el Ejecutivo de Australia, país en el que los estados y territorios tienen sus propias regulaciones en ciertas áreas.

El Gobierno federal también busca penalizar la posesión de material que contenga instrucciones para participar o cometer actos terroristas en Australia y que en muchos casos está disponible en abundancia en internet.

"La gente actualmente en la era de las aplicaciones de mensajería encriptada y la era de internet puede recibir desde la otra parte del planeta o bajar de internet un manual de instrucciones para construir una bomba. No hay justificación ni propósito legítimo de tener este material y esto debería ser un delito", puntualizó el primer ministro.

Asimismo, el Gobierno de Turnbull busca reforzar la seguridad contra potenciales ataques terroristas después de los atentados cometidos en el extranjero y la prevención de un ataque que unos terroristas pretendían cometer en un avión de pasajeros en el aeropuerto de Sídney el pasado 15 de julio.

Australia elevó su alerta terrorista en septiembre de 2014 y ha aprobado una serie de leyes antiterroristas para evitar que se cometan atentados en su territorio.

EFE