El inquietante robot que Rusia podría mandar al espacio el año que viene

El inquietante robot que Rusia podría mandar al espacio el año que viene

La agencia de noticias rusa RIA Novosti ha informado de que la agencia espacial rusa Roscosmos ha dado el visto bueno preliminar para enviar dos robots a la Estación Espacial Internacional en agosto de 2019.

Según una «fuente en la industria espacial y de cohetes», dos robots FEDOR («Final Experimental Demonstration Object Research»), diseñados para cargar pesos, ayudar a los humano en tareas peligrosas y con capacidad para portar y usar armas, serán lanzados a bordo de una cápsula Soyuz hasta el laboratorio orbital.

Además, estos robots tomarán parte en tres primeros vuelos de prueba de la nueva cápsula tripulable rusa, la Federación, en 2022, 2023 y 2024.

Según esta misma fuente, el vuelo del año próximo tendrá como finalidad probar la tecnología de los robots FEDOR en el espacio. Los robots viajarán a bordo de la cápsula Soyuz como meros pasajeros y no se pondrán a los mandos de la nave. Sí han sugerido que podrían interpretar parte de la información sobre cargas y temperaturas de la cápsula espacial durante el trayecto.

Este vuelo se producirá después de que robots estadounidenses, japoneses y europeos hayan viajado ya a bordo de la Estación Espacial Internacional como tripulantes, y no como simple carga, para llevar a cabo pruebas y experimentos.

Robots trabajadores
Los robots FEDOR, creados en 2014, están diseñados para llevar a cabo tareas en entornos de alto riesgo, como pueden ser operaciones de rescate en el espacio. Según los desarrolladores, la Fundación de Estudios Avanzados (FEA) de Rusia, estos robots son capaces de disparar con sus dos manos, conducir un automóvil, sujetarse a una cuerda, trabajar con un taladro, subir escaleras y superar varios obstáculos. Además, los FEDOR pueden ser controlados con equipos de control remoto de realidad virtual, como si fueran un avatar que imita los movimientos de una persona.


Las otras agencias espaciales tienen proyectos similares. Por ejemplo, NASA está trabajando en el diseño del «Robonaut 2» para llevar a cabo tareas en entornos de riesgo. La Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó este año una inteligencia artificial, «CIMON», a bordo de la Estación Espacial Internacional, para explorar su utilidad para mitigar el estrés y la carga de trabajo de las tripulaciones.

ABC