Primer robot molecular del mundo capaz de fabricar moléculas

Primer robot molecular del mundo capaz de fabricar moléculas

Científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) han creado el primer robot molecular del mundo, que puede ser programado para realizar tareas básicas, incluyendo la construcción de otras moléculas usando un pequeño brazo robótico. 

La investigación ha sido publicada en Nature.

Cada uno de estos robots individuales es capaz de manipular una sola molécula. Las máquinas miden una millonésima parte de un milímetro, y están compuestas solo por 150 átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno: “Fabricamos robots con átomos del mismo modo que se puede construir un robot de lego”, cuenta en un comunicado el director de la investigación, David Leigh. Los robots funcionan realizando reacciones químicas en soluciones especiales que luego pueden ser controladas y programadas por los científicos. En el futuro, podrían ser utilizados para fines médicos, procesos de fabricación avanzados e incluso la construcción de fábricas moleculares y líneas de montaje.

Su funcionamiento es "similar al modo en el que se utilizan los robots en una cadena de fabricación de automóviles, que toman un panel y lo colocan de tal modo que pueda ser remachado para construir una carrocería. De igual manera, nuestra versión molecular puede ser programada para posicionar y remachar componentes para construir diferentes productos, solo que en una escala mucho menor a nivel molecular”, explica el experto.

El beneficio de tener una maquinaria tan pequeña reduce enormemente la demanda de materiales, puede acelerar y mejorar el descubrimiento de fármacos, disminuye drásticamente las necesidades energéticas y aumenta la miniaturización de otros productos. “Este es sólo el comienzo, pero anticipamos que dentro de 10 a 20 años los robots moleculares empezarán a ser utilizados para construir moléculas y materiales en las líneas de montaje en las fábricas moleculares", afirma Leigh.

Mientras que la construcción y funcionamiento de esa máquina diminuta son extremadamente complejos, las técnicas utilizadas por el equipo se basan en procesos químicos sencillos. Según los investigadores, el tipo de proceso es el mismo que el usado para fabricar medicinas y plásticos a partir de simples bloques de construcción química. Luego, una vez que los nano-robots han sido construidos, son operados por científicos que añaden químicos que le dicen a los robots qué hacer y cuándo, como si se tratara de un programa de ordenador.

Hace unos días conocíamos otra investigación, realizada por científicos del Instituto Tecnológico de California (Caltech, EE.UU.), en la que han desarrollado un robot hecho de una única hebra de ADN capaz de recoger de manera autónoma moléculas y moverlas a lugares específicos. La creación del robot se enmarca en lo que se conoce en la ciencia como origami del ADN. Este es la suma de una pierna con dos pies (necesarios para que el robot se desplace en el torrente sanguíneo), un brazo con una mano (necesario para recoger y depositar las moléculas designadas) y un tercer componente que sirve para que el robot detecte cuando ha llegado al destino de la molécula. Cada segmento es una colección de nucleótidos que realiza automáticamente una tarea específica. | Nmas1