Liberación de detenidos dificulta lucha contra crimen organizado

Liberación de detenidos dificulta lucha contra crimen organizado

Yahaira Reyes Villacorta, de 25 años, trabajaba para el fiscal a cargo de la Tercera Fiscalía Provincial Mixta de Trujillo. Sin embargo, las verdaderas órdenes las habría recibido desde el penal de Cochamarca (Pasco).

La policía sostiene que el rol de esta joven era alertar a Los Nuevos Malditos del Triunfo, red criminal acusada de cobrar cupos en La Libertad, acerca de las indagaciones que se iniciaban contra ellos. Ese rastro llevó a la policía hasta la prisión de Pasco, donde estaba recluido su primo Edwin Sunción Villacorta, cabecilla de la banda.

Así, el 12 de julio, 35 presuntos miembros de Los Nuevos Malditos del Triunfo fueron capturados. La fiscalía pidió 36 meses de prisión preventiva para los detenidos, pero 11 quedaron en libertad (entre ellos, Yahaira Rojas). El Poder Judicial argumentó que los acusados merecían la comparecencia restringida, ya que no había “suficientes elementos de convicción” para encarcelarlos. Esto, pese a que la PNP los había sindicado como activos operadores de la organización criminal.

-Casos recientes-

Este caso se ha sumado a otros de similares características. A inicios de junio, la Sala Penal de Apelaciones resolvió la libertad de los cabecillas de Los Secos de Manchay, banda delictiva que es acusada de dedicarse a la usurpación y el tráfico de terrenos al sur de Lima.

Esta decisión se dio poco después de que también fueran liberados once miembros de la banda Los Norteños y Guarayos. En un megaoperativo policial realizado en octubre del 2016, 35 presuntos integrantes de esta red de robo y secuestro fueron arrestados. De ellos, se envió a prisión solo a 15, mientras duraran las pesquisas. En el proceso, se excarceló a cuatro “lugartenientes” de la organización, y otros 11 salieron en libertad a fines de mayo último, luego de que se aceptara una apelación ante el vencimiento del plazo de la prisión preventiva. A la fecha, ninguno de los 35 detenidos en el 2016 –acusados, entre otros delitos, del robo de S/5 millones a una oficina del Banco de la Nación– está en cárcel.

El fiscal a cargo, Lucio Sal y Rosas, dijo que hubo serias deficiencias por parte del encargado de su despacho; específicamente, demora en las diligencias y desorden de los expedientes, entre otros aspectos. Por otro lado, también reconoció que debió pedir a tiempo la ampliación de las investigaciones preparatorias.

Sin embargo, atribuyó al Poder Judicial la responsabilidad de no haber considerado otros elementos importantes para retener en prisión a los detenidos.

-Casos álgidos-

El viceministro de Orden Interno del Ministerio del Interior, Carlos León, detalló a este Diario que los megaoperativos realizados en los últimos años han tenido un 70% de efectividad, ya que siete de cada diez detenidos en estas operaciones policiales están en prisión.

Según el Ministerio Público, el 30% restante de los intervenidos están hoy en libertad (bajo comparecencia restringida o fueron excarcelados durante las investigaciones). En tanto, el Poder Judicial comunicó que la principal causa de estas liberaciones es la débil sustentación de las fiscalías, cuando realizan las acusaciones, así como el vencimiento de los plazos para la formulación de las denuncias.

El Comercio