Candidatos podrán ocultar aportes que reciben en campaña

Candidatos podrán ocultar aportes que reciben en campaña

Los candidatos de las próximas elecciones podrán ocultar los aportes que reciben durante la campaña electoral, ya que solo estarán obligados a reportarlos cuando el proceso haya terminado.

Al haberse hecho este cambio en la Ley de Organizaciones Políticas, la ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales) ha tenido que mantener esta limitación en su nuevo Reglamento de Financiamiento y Supervisión de Fondos Partidarios, emitido el mes pasado.

Antes de esta modificación, los aportes que recibían los candidatos debían reportarse a la ONPE durante la campaña en varias entregas. Con esta información, los electores tenían mayores alcances para decidir su voto. Por ejemplo, en la campaña del 2006 se conoció el aporte a Fuerza Popular de LVF Liberty Institute, creada en Estados Unidos en una jurisdiccón considerada un paraíso fiscal. Estaba vinculada al entorno de Jaime Yoshiyama, hoy sindicado por Jorge Barata, exsuperintendente de Odebrecht en el Perú, de haber recibido dineros ilícitos de esta constructora en el 2011.

Aunque el caso Odebrecht evidencia la necesidad de fortalecer el control del financiamiento político, el Congreso decidió en noviembre pasado que aportes y gastos se informen a ONPE después del voto.

Favorece a los políticos
Ese mismo mes, el gobierno promulgó la norma, que modifica varios artículos de la Ley de Organizaciones Políticas y de la Ley de Contrataciones del Estado. Se aduce buscar prevenir la corrupción y el clientelismo, pero no informar sobre el financiamiento en campaña no se condice con los anunciados propósitos.

Con la nueva ley, el financiamiento de las campañas se informará a la ONPE recién en un plazo de 15 días después de que se haya declarado concluido el proceso electoral.

Los congresistas apristas Mauricio Mulder y Javier Velásquez fueron impulsores de ese cambio para postergar estos reportes financieros hasta después del proceso, según una fuente del Congreso. El argumento fue que estos informes distraen a los partidos, que necesitan concentrarse en las campañas. Es decir, una preocupación de los políticos más que de los electores.

El fujimorismo, entonces mayoritario en el Parlamento, no se hizo problemas para apoyar esta modificación. "Lo perfecto es enemigo de lo bueno", alegó en el momento Úrsula Letona, presidenta de la Comisión de Constitución.

"Ha sido uno de los retrocesos más evidentes de lo que se ha legislado el año pasado a pesar de las voces que piden que se mantengan los informes o que se hagan de manera razonable para los partidos mismos, pero no esta limitación", dice el abogado Luis Egúsquiza, coordinador en IDEA Internacional y especialista en temas electorales.

Aunque reconoce que "quizá hacer presentaciones mensuales pueda ser excesivo", que haya reportes de medio término, durante la campaña, es importante para el elector. "Puede ser definitorio", comenta. Los financistas de un candidato pueden dar luces sobre lo que este traería.

"Se están limitando las funciones fiscalizadoras de fondos partidarios que tiene la ONPE. No está dándose por el cumplimiento de la función que hace el órgano electoral sino por el nuevo marco normativo", anota el abogado José Tello, asociado del Instituto Peruano de Derecho Electoral.

Ciertamente las declaraciones de Barata muestran nuevamente que los reportes en campaña también pueden ser un saludo a la bandera: dineros de Odebrecht no aparecen en los informes de los partidos entregados a ONPE. Sin embargo, sí permiten que salten algunos indicios. "Al verificar gastos con aportes reportados, la ONPE advierte inconsistencias", anota Egúsquiza.

Ante el descrédito de los políticos atizado por el caso Odebrecht, Tello invoca a los candidatos a que voluntariamente transparenten sus finanzas durante la campaña. "Es un mínimo gesto que esperan los ciudadanos", dice.

Responsabilidad será compartida

Otra modificación del Reglamento de Financiamiento y Supervisión de Fondos Partidarios es que el candidato asume la responsabilidad por las acciones que realice su responsable de campaña. Es decir, el político en campaña no podrá lavarse las manos y culparlo de alguna irregularidad. El responsable de campaña debe ser acreditado ante la ONPE en un plazo de 15 días desde la inscripción definitiva de una candidatura. También indica que los candidatos solo podrán recibir aportes de peruanos, no organizaciones, y no pueden ser mayores a 60 UIT (249 mil soles).

La República