Vendedor de sandalias armó cooperativas que movieron S/ 92 millones

Vendedor de sandalias armó cooperativas que movieron S/ 92 millones

Un comerciante ambulante de sandalias de plástico que ganaba 150 soles mensuales se convirtió de la noche a la mañana en un próspero empresario que logró administrar hasta cinco cooperativas de ahorro y crédito que contaban con oficinas en diferentes localidades del valle de los ríos Apurímac, Mantaro y Ene (Vraem), la principal zona de producción de cocaína en el país.

De acuerdo con la Dirección de Lavado de Activos de la Policía Nacional (Dirila), Darío Llactahuamán Sacsara, más conocido como 'Doctorcito', natural de Ayacucho, de 52 años, es el hombre que hizo fortuna "blanqueando" dinero del narcotráfico mediante cooperativas de fachada.

La fórmula mágica

Dos colaboradores eficaces captados por la Dirila en el Vraem informaron que el 'Doctorcito' montó una red de cooperativas de ahorro y crédito en el Vraem para lavar el dinero de los narcotraficantes de la zona.

Debido a los testimonios de estos testigos, agentes de la Dirila intervinieron las cooperativas de ahorro y crédito de la Federación de Mercados de Ayacucho, del Fondo Agrario del Perú, de Los Comerciantes del Perú, y Ahora. Todos cuentan con oficinas en Huamanga y con filiales en el Vraem como en Llochegua, Sivia, San Miguel, Kimbiri y Pichari, con las que captaba dinero del narcotráfico.

Al aplicarse un balance del movimiento de dinero que 'Doctorcito' hizo con las cinco cooperativas, los peritos de la Dirila detectaron que movilizó hasta 92 millones de soles.

Al momento de ser intervenido por las autoridades, Darío Llactahuamán Sacsara no supo explicar la procedencia de los fondos, pues su único negocio conocido, aparte de las cooperativas, era la venta ambulatoria de sandalias en el mercado de Santa Clara, en el centro de Huamanga.

Como cancha
Por este motivo, la Policía detuvo a 'Doctorcito' el 6 de agosto del 2016, junto con otros miembros del Consejo Directivo de la Cooperativa Federación de Mercados de Ayacucho: Clobis Carrasco Palomino, Henry Enciso Meneses y Carlos Molina Rivera.

El caso contra 'Doctorcito' y sus cómplices continúa y las autoridades tienen planeado intervenir otras cooperativas de ahorro y crédito que estarían relacionadas con las actividades ilícitas de Darío Llactahuamán.

Preguntado sobre el origen de la ingente cantidad de dinero, 'Doctorcito' declaró: "Desde el 2010 hasta el 2015 me dediqué a trabajar en la venta de sandalias, plásticos artefactos eléctricos y algunos artículos de ferretería. Mi ingreso era de 100 a 150 soles mensuales", dijo.

"En 2008 se me ocurrió la idea de crear una cooperativa y convoqué a los ambulantes del mercado Santa Clara y yo fui elegido como presidente. El objetivo de la cooperativa era apoyarnos entre nosotros, los comerciantes", afirmó.

Cuando le preguntaron de dónde salió todo el dinero, relató 'Doctorcito': "Nos iniciamos con un capital de 6 mil soles. Así empezamos a captar clientes ofreciendo beneficios, ofreciéndoles 18% de interés a plazo fijo por su dinero. De esa manera han incrementado sus capitales. De esa manera alcanzamos hasta 5 millones de soles", explicó.

Cuando la Policía le dijo que el registro de sus movimientos bancarios señalaban que en realidad llegó a amasar 92 millones de soles, 'Doctorcito' no tuvo respuesta.

Sin embargo, los colaboradores eficaces de la Dirila ofrecieron una pista sobre el origen de los millones de soles. Afirmaron que uno de los directivos de la cooperativa de 'Doctorcito' tenía relaciones con el narcotráfico. Se trataba de Clobis Carrasco Palomino, natural de Tambillo, Huanta, de 55 años de edad.

La Dirila descubrió que cada cierto tiempo, Clobis Carrasco aportaba entre 3 y 5 millones de soles a la cooperativa, y luego retiraba sumas similares en calidad de préstamo. Para la Policía, esa era la modalidad de lavar el dinero del narcotráfico.

En familia
Los agentes de la Dirila entonces solicitaron a la Dirección Antidrogas saber si Clobis Carrasco contaba con antecedentes por tráfico de drogas. La respuesta fue positiva.
Desde 1994, Clobis Carrasco aparece en los registros de la Dirandro como integrante de organizaciones del narcotráfico y del lavado de activos.

Para los agentes de la Dirila, Clobis Carrasco suministraba el dinero del narcotráfico, y su socio Darío Llactahuamán lavaba los millones de la droga con la red de sus cooperativas.

Cuando fue interrogado 'Doctorcito', se le preguntó por qué cada cierto tiempo sacaba dinero de los fondos de las cooperativas. Afirmó que no era verdad. Pero cuando le mostraron los registros, arguyó que desconocía dichas operaciones financieras.

Para evitar la fiscalización de las autoridades, 'Doctorcito' y Clobis Carrasco crearon nuevas cooperativas de ahorro y crédito de fachada y colocaban en la administración a sus familiares.

En la Cooperativa Fondo Agrario del Perú, 'Doctorcito' puso como gerente general a su hijo Yerald Llactahuamán Gómez, de solo 20 años de edad.

En la Cooperativa Comerciantes del Perú ubicó a su esposa, Suci Gómez Flores, en calidad de gerente general.

La Cooperativa Fondo Agrario del Perú y la Cooperativa Comerciantes del Perú fueron usadas para triangular el dinero del narcotráfico que recibían las otras cooperativas de 'Doctorcito' y Clobis Carrasco, y de esta manera evitar la fiscalización y el rastreo de las autoridades.

De acuerdo con fuentes de la Dirección de Lavado de Activos, las cooperativas pululan en las zonas del narcotráfico porque no existe una verdadera fiscalización de estas entidades que captan fondos ilícitos y actúan como fachadas del narcotráfico. La bancada fujimorista de Fuerza Popular se niega a que la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) vigile las operaciones de las cooperativas.

La República