• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 051351353 - 951523827
  • Jr. Las Begonias Nro:132 - 136

Desde la cárcel, capos ‘Kike’ y Pampañaupa compraban y vendían armamento

Los cabecillas de la organización criminal “Los Babys del Fundo Oquendo”, Víctor Pampañaupa Gutiérrez “Cholo Pampañaupa” y Enrique Ramos Bellido “Kike”, alardeaban por teléfono de la artillería que manejaban e incluso negociaban con otros delincuentes la compra y venta de todo tipo de armamento,

 desde fusiles de asalto, ametralladoras y pistolas.

En el siguiente diálogo entre los capos “Cholo Pampañaupa” y “Kike” queda en evidencia que los cabecillas trajinaban un espectacular arsenal compuesto por armamento de guerra:

–“Cholo Pampañaupa”: Están pidiendo “ocho cholas” (ocho mil soles) por una HK (fusil de fabricación alemana) con cacerina doblada, moderna y de asalto.

-“Kike”: ¿Eso no más tienes, compadre?

–“Cholo Pampañaupa”: Tengo selectora para Glocks y hartas municiones para todo tipo de armas.

–“Kike”: ¡Chucha!, estás en negocio fuerte , así podemos trabajar con la gente de afuera.

El diálogo interceptado se produjo el 30 de diciembre de 2016 y fue interceptado por el sistema de escuchas telefónicas Constelación, que controlan agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro), como parte de una operación de espionaje a los líderes de la poderosa banda que operaban desde los penales de La Capilla, en Puno, y Piedras Gordas, Ancón.

Los reclusos contaban con celulares que manejaban con la complicidad de algunas autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), pero no sabían que la Policía los escuchaba y grababa.

Sí hay, casero

Las transcripciones de las escuchas a las que tuvo acceso La República revelan que los delincuentes contaban con una colección de fusiles de asalto, armas cortas y munición para todo tipo de armamento.

Los artefactos no solo les servían para sus actividades ilícitas sino también los alquilaban al mejor postor.

El 25 de enero de este año, por ejemplo, la Policía interceptó un mensaje de texto entre “Kike” y un miembro de la organización criminal cuya identidad no es posible informar para no dañar la investigación en curso:

–“Kike”: ¿Hay 2 Parabellum (pistolas semiautomáticas alemanas)?

–NN: Sí, las tengo (…).

–“Kike”: Muy caro, huevón.

–NN: Yo no sé, compadre, ese es el precio de la chiquita (pistola).

–“Kike”: 1.600 capricho (1.600 soles), ya 1.800 capricho (1.800 soles).

–NN: Tengo otro marca turca, es chiquita.

–“Kike”: Quiero los dos, pero algo menos pe’, compadre. Quiero las dos y cerramos.

–NN: Te voy a poner en conferencia con el pata (dueño), espera (entra otra persona a conversar). Son 22 (2.200 soles), compadre, y no estoy ganando nada.

-“Kike”: Las Parabellum son muy caras...

–NN: Tengo una (pistola austríaca) Glock de 360, una (pistola brasileña) Taurus de 15 tiros corta y una Taurus de 9 (mm) Parabellum (…).

Horas después, Ana Palomino Anchante “Ana”, "conviviente del "Cholo Pampañaupa" y encargada de abastecer de armas a la banda criminal 'Los Babys de Oquendo', se comunica con “Kike” para darle las características de las armas negociadas, entre ellas de un fusil de asalto:

–“Ana”: Ya conversé con el pata y está al cien por ciento bien, está como nueva. Tiene culata libre, mide más de 86 centímetros, culata pegada de 62 o 64 centímetros, es belga, de (calibre) 7,62 milímetros, y tiene 3 tipos de casete de 30.

Precios de locura

El 27 de enero de este año, “Kike” recibió una comunicación de una persona cuya identidad se mantiene en reserva, con la que negoció la compra de armamento:

–NN: O'e, compadre, tengo una (pistola) Browning de 15 tiros...

-“Kike”: ¿Es 380? ¿Cuánto quieres?

–NN: 1.500 soles. También tengo una (pistola rusa) Baikal.

–“Kike”: ¿Me puedes mandar una foto? Quiero las dos pero baje un poco y cerramos, compadre.

–NN: A ver...

–“Kike”: Algo menos pe’, compadre, ¿Cuánto último la Baikal y la Browning para recogerla?

–NN: La Baikal 1.250 (1.250 soles) y la Browning 14 (1.400 soles).

La División de Investigaciones de Alta Complejidad, la unidad policial que encabezó la operación “Impertérrito 2017” contra 'Los Babys de Oquendo', identificó a los sujetos que compraban las armas para Víctor Pampañaupa y Enrique Ramos. Son Evelyn Pulache Seminario, conviviente y cajera de “Kike”, e Iván Cueva Jimeno.

De acuerdo con el seguimiento policial, ambas personas pagaron y recogieron las armas cerca de la tienda Hiraoka, en San Miguel.

Luego Evelyn Pulache e Iván Cueva se dirigieron al asentamiento humano Horizonte Azul, más exactamente a la Segunda Etapa del ex Fundo Oquendo, en El Callao. En ese lugar entregaron las armas a Juan Ramos Bellido “Alberto”, hermano de “Kike”, el capo preso en La Capilla. No obstante encontrarse recluido, el hampón continuaba manejando a la organización criminal.

La Policía ha establecido que las armas eran usadas especialmente para amedrentar y presionar a los empresarios extorsionados para que paguen un “cupo” semanal a cambio de una supuesta “seguridad” frente a otras bandas que les concedía 'Los Babys de Oquendo'.

El ejecutor de los planes y actividades ilegales que el capo “Kike” concebía en el penal era Helio Tolentino Huerta “Tolentino”, su lugarteniente. Él se encargaba de la creación de fraudulentos sindicatos de trabajadores en construcción civil en el Callao y Lima norte, con el propósito de imponer a las constructoras la contratación de sus integrantes, además del pago de una “comisión” del dos por ciento por el monto total de la obra.

Línea blanca

Durante la operación “Impertérrito 2017”, efectivamente, la Policía encontró varios fusiles de guerra, granadas, revólveres, pistolas y munición para diferente tipo de armamento, comprobándose lo que los agentes habían captado en las escuchas telefónicas.

Sin embargo, los negocios de la extorsión aparentemente no satisfacían los ingresos de los capos de 'Los Babys de Oquendo'. La División de Alta Complejidad, al mando del coronel Harvey Colchado Huamaní, detectó por intermedio de las escuchas que el capo “Kike” también estaba metido en el narcotráfico y utilizaba el puerto del Callao para exportar la droga mediante la modalidad del “preñado” en los contenedores.

El “preñado” es la intrusión de paquetes de cocaína en los contenedores que ya habían pasado el visto bueno de la inspección de las autoridades, lucrativo negocio en el que se especializó “Caracol”.

Comunicaciones telefónicas entre el capo “Kike” y su hermano Juan Ramos Bellido “Alberto”, interceptadas por el sistema de Constelación, confirman que 'Los Babys de Oquendo' estaban metidos en el narcotráfico:

–“Alberto”: Aló, “Kike”, tengo un pata que quiere sacar 5 kilos (de cocaína) y que tiene un contacto con container (contenedor).

–“Kike”: Voy a mandar a mi compadre para que converse esa nota con él. ¿Ese pata es de confianza?

–“Alberto”: Sí, es de confianza, por eso quiere que vengan a conversar con él, para ver la “merca” (droga).

–“Kike”: ¿Y en dónde vive?

–“Alberto”: No sé, compadre.

–“Kike”: ¡Puta madre! ¿Cómo que no sabes donde vive? La próxima vez pregunta, mierda, porque pueden ser del Grupo Terna (de la Policía) y nos cagamos todos.

–“Alberto”: No pasa nada, la “merca” (droga) la tiene en Pucallpa. Está listo para la exportación y tiene en cantidad, listo para embarcar.

–“Kike”: Está bien, voy a mandar a alguien para que le hablen.

'Los Babys del Fundo Oquendo' merodeaban por negocios de alto vuelo.

Están pidiendo 8 cholas (8 mil soles) por una HK con cacerina doblada moderna y de asalto. Tengo selectora para Glock y municiones.

Solo una parte del arsenal ha sido incautada

Durante la operación “Impertérrito 2017” fueron incautadas 12 armas en poder de los integrantes de la banda criminal 'Los Babys de Oquendo'.

Se encontraron 9 pistolas, un revólver, 2 fusiles de largo alcance y dos granadas de guerra tipo piña.

Las pistolas son de las marca Glock modelo 25, abastecidas con sus respectivas cacerinas . También se incautó gran cantidad de municiones de diferentes calibres.

El allanamiento de los inmueblesse registró en la provincia constitucional del Callao y los distritos San Martín de Porres, Puente Piedra, San Miguel, Carabayllo y Comas. Lo autorizó el juez Ernesto Mendívil Mamani, del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria .

La Policía estima que durante los interrogatorios a los detenidos es muy probable que se conozcan los lugares en los que la organización criminal oculta el resto del arsenal, porque durante las escuchas telefónicas hicieron referencia a fusiles de asalto y ametralladoras. LaRepublica 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar