• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 051351353 - 951523827
  • Jr. Las Begonias Nro:132 - 136

Odebrecht pagó US$ 2,6 millones por vía Carhuaz-Chacas-San Luis

Con paciencia y tenacidad, el fiscal Elmer Chirre Castillo logró descubrir un nuevo caso de corrupción de Odebrecht en el Perú. El primer caso, tal vez el único en toda Latinoamérica, descubierto sin ayuda de los procuradores de Brasil o de los fiscales de Estados Unidos y Suiza.

Acorralada por las evidencias, la constructora brasileña ha debido reconocer que desembolsó dos millones 628 mil dólares al detenido gobernador regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, para adjudicarse la construcción de la carretera "Callejón de Huaylas- Chacas-San Luis", que se ejecutó entre el 22 de diciembre de 2010 y el 12 de setiembre de 2013.

Es un acto ilícito que no aparece en la delación premiada que la empresa firmó en su país. El fiscal no ha tenido que firmar un acuerdo de no procesamiento a Odebrecht ni viajar a Brasil a traer pruebas.

El equipo del tercer despacho de la Fiscalía Supraprovincial Anticorrupción, que dirige Chirre, trabajó en silencio durante tres años en esta investigación vinculada al caso 'La Centralita'. Hoy sale a la luz porque el miércoles último el fiscal comunicó sus hallazgos a la Procuraduría y al subsistema anticorrupción.

En un documento de 238 páginas se explica esta trama de corrupción. Una crónica que permite dar contexto a la ola de violencia que sacudió la región Áncash. Hoy ya se puede afirmar con certeza que las muertes fueron consecuencias de los negocios ilícitos en el contrato de obras públicas.

Tras Dirsse

La historia de este trabajo data de 2014. Ese año un colaborador reveló que las grandes empresas brasileñas habían pagado 3.5 % del valor total de la obras para acceder a los contratos y que el intermediario era Dirsse Paul Valverde Varas.

“Cuando César Álvarez asumió la presidencia del Gobierno Regional de Áncash fue buscado por las grandes empresas brasileñas, como Odebrecht, Camargo & Correa, Queiroz Galvao, entre otros, para llegar a acuerdos en torno al porcentaje que le correspondería (...) poniendo de manifiesto que si se les adjudicaba y otorgaba la buena pro, apoyarían su gestión a nivel de imagen y a nivel político, entregándole para ello la suma de 3.5 % del valor total de la obra”, relató un colaborador.

El dato parecía inverosímil. No se decía de qué obras se trataba. En el Perú siempre se habla del diezmo. Los empresarios pagan el 10% de un contrato para ganar una licitación.

Valverde Varas tampoco aparecía en la estructura de la organización de Álvarez. En Chimbote se había ordenado su captura, como testaferro de Álvarez, pero sin más evidencias todo parecía una leyenda urbana.

Este personaje apoyó los inicios políticos de Álvarez y se desempeñó como subgerente de Infraestructura del Gobierno Regional de Áncash hasta el 2009. Un día renunció y se vino a Lima.

El equipo de Chirre fue completando la historia piedra a piedra. El testigo TR-01 describió que el 2007 se produjo una reunión de Álvarez con Fortunato Canaán, el personaje de los 'Petroaudios'. En esa cita –dijo el testigo– participaron Valverde Varas y Raymundo Trinidade Serra, gerente de Odebrecht.

Producto del encuentro, el 28 de noviembre de 2007 se realizó un viaje aéreo a Chimbote y Huaraz, pagado por Odebrecht. Viajaron Trindade Serra, el ingeniero Manuel Basconcelos Boggio y Martín Belaunde Lossio, como representante de Álvarez. El objetivo era el proyecto Chinecas.

Belaunde Lossio

Durante el viaje, “Martín Belaunde le señaló a Trindade que se había aprobado la iniciativa y que debían llegar a un entendimiento. Si quería ganar la buena pro se le debería entregar el 10% del monto del Proyecto Chinecas”.

Trindade respondió que llevaría la propuesta a sus jefes. Odebrecht no aceptó. Ese monto no garantizaba la ejecución de la obra. Belaunde se negó a negociar.

Entonces entra en escena Dirsse Valverde. En el primer trimestre de 2009 se puso en contacto con Trindade y le ofreció participar en un proyecto de infraestructura vial, llevando a los directivos de Odebrecht a un recorrido por carretera, entre Carhuas y el Callejón de Los Conchucos.

Así, según las evidencias, Valverde Varas no había renunciado sino que Álvarez lo desplazó a Lima para ser su operador y contacto para negociar las obras de infraestructura. Luego que la Fiscalía logró confirmar la existencia del vuelo, pagado por Odebrecht, empezó a bombardear a la constructora para que informen de sus vínculos con Dirsse Valverde. Los brasileños lo negaron.

Otro colaborador entregó documentos de los pagos realizados por la Concesionaria IIRSA Sur, a Dirsse Valverde. Allí, apareció el nombre de un viejo conocido de la Fiscalía: Luis Cavassa Roncalla, ex jefe electoral de la ONPE procesado por la masiva falsificación de firmas para inscribir la candidatura de Alberto Fujimori en el 2000.

Odebrecht se rinde

En febrero de 2017, Odebrecht se rindió. Contó todo y entregó las pruebas que faltaban. El círculo se había completado.

Los brasileños contaron que en 2010, Dirsse Valverde volvió a visitar las oficinas de Odebrecht. Les comunicó que ya no era funcionario público, pero que la carretera Chacas-San Luis había pasado el SNIP y que, a través de la OEI se iba a convocar la licitación pública. Odebrecht decidió entrar en el proyecto.

En setiembre de 2010, cuando la propuesta ya estaba avanzada, Dirsse se comunicó con Trindade y en una reunión en el Swiss Hotel, le indicó que César Álvarez pedía la entrega de 2.5% del valor del contrato, descontando el IGV, a cambio de que la empresa gane la buena pro.

“Raymundo Serra hizo saber la propuesta a Jorge Barata, quien se tomó un tiempo de tres días a más en decirle que aceptaba la propuesta y que busque a Ricardo Paredes Reyes, que era responsable del proyecto”, indicó el colaborador TRI-2017.

Los funcionarios de Odebrecht dicen que la relación de Valverde Varas con Álvarez era evidente. “Los ofrecimientos que hacía Dirsse sobre acciones o decisiones que tomaría el Gobierno Regional efectivamente sucedía en el tiempo y el modo ofrecido por Dirsse”, relató el colaborador N° 02-2017.

El testigo recordó un detalle. En setiembre de 2010, Álvarez tomó una licencia para postular a la reelección y el Consejo Regional canceló el convenio con la OEI por la Carretera Chacas-San Luis. Dirsse Valverde les comunicó que siguieran adelante, que en unas semanas el proceso de licitación se reiniciaría. En octubre de 2010, la OEI le comunicó que había un cronograma acelerado.

Conforme a lo ofrecido por el testaferro de Álvarez, Odebrecht se adjudicó la obra. El 22 de diciembre de 2010 se firmó el contrato por S/404'826,001.90. Aunque, una semana antes ya había recibido S/ 155'032,296,59 de adelanto para compra de materiales e insumos, que según la Contraloría, superó lo permitido por ley.

La constructora brasileña cumplió con pagar el 2,5 por ciento, a través de contratos ficticios con Dirsse Valverde por US$ 160.322.83 dólares y José Cavassa Roncalla, por hasta US$ 51.903.11 dólares.

Además, hay cuatro depósitos en una cuenta de la off shore Cirkuit Planet Limited, en Hong Kong, China, cuyo titular es el ciudadano Argentino-israelí, Mario Fatelevich.

Luego, 600 mil dólares fueron repatriados al Perú por Fatelevich a nombre de la empresa Sindarma Perú para comprar un terreno, donde se construirá un edificio.

Por su parte, Cavassa habría utilizado 70 mil soles para pagar en 2013 a la encuestadora Datum por un estudio de opinión a favor del gobierno regional de Áncash.

Esta historia muestra que sí se puede investigar el caso Odebrecht sin Brasil. Pero, requiere tiempo y paciencia, y eso, parece, que nos falta.

Los pagos a Dirsse Valverde y una offshore en China

Los primeros pagos del 2.5% convenido entre Odebrecht y Dirsse Valverde Varas por la Carretera Chacas-San Luis se realizaron a través de contratos por asesorías ficticias en IIRSA Sur.

Los primeros contratos y pagos se realizaron a su nombre. Posteriormente, este personaje presentó a José Luis Cavassa Roncalla y pidió que se le entregue a él parte del dinero.

Entonces, el gerente de la Concesionaria IIRSA Sur, Eleuberto Martorelli, le comunicó a que todos los pagos no se podían realizar a través de esta institución, pues era mucho dinero. Una semana después, Valverde Varas regresó con un número de cuenta de una empresa en Hong Kong.

La información fue comunicada al Departamento de Operaciones Estructuradas para que realizara los pagos. Se realizaron cuatro depósitos de 600 mil dólares, cada uno. En total 2,4 millones de dólares, desde las cuentas de las offshore Innovations Meinl y Klienfeld Meinl, en el Meinl Bank, en Antigua, por orden de "Migolino", identificado por lWAa Fiscalía como Olivio Rodríguez Junior.

El dinero se depositó en una cuenta de la empresa Cirkuit Planet Limited, en el Standard Chartered Bank de Hong Kong. Posteriormente, US$ 600,000.00 fueron reenviados al Perú a una cuenta en el Banco de Crédito de la empresa Sindarma Perú SAC, creada por Jorge Rivera Gálvez y Mario Fatelevich. LaRepublica

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar