Odebrecht contrataba a empresa del hijo de secretario personal de Alan García

Odebrecht contrataba a empresa del hijo de secretario personal de Alan García
Odebrecht contrataba a empresa del hijo de secretario personal de Alan García

El descubrimiento de un pago de 900 mil dólares de la constructora Odebrecht a nombre de Miguel Atala Herrera ha devuelto la atención de las autoridades del caso Lava Jato sobre el ex secretario personal de Alan García, Luis Nava Guibert.

Atala y Nava tienen en común compartir amistad con el ex presidente García.

Pero también coinciden en vínculos con Odebrecht: en 2007, Atala recibió 900 mil dólares de una empresa de pantalla de la constructora brasileña, Klienfeld Services, dedicaba al pago de sobornos como lo han establecido las autoridades brasileñas; y Nava es propietario de la empresa Transportes Don Reyna, que en 2006 transfirió a su hijo mayor, José Nava Mendiola, y que durante el gobierno de García ha tenido un extraordinario crecimiento debido a que Odebrecht contrataba sus servicios con frecuencia, como lo recordó un reportaje de Cuarto Poder.

“(Como secretario del presidente García), Nava despacha con importantes empresarios (...) empresarios que por algún motivo buscaban reunirse con el presidente en funciones (García). Uno de esos empresarios fue Jorge Barata, cabeza de la empresa Odebrecht en Perú, hoy sometido a la justicia brasileña por el caso Lava Jato”, informó Cuarto Poder.

“A partir del 2007, Odebrecht consiguió obtener la buena pro para obras importantes y para ello contaba obviamente con empresas peruanas de distinto tamaño para operaciones como remoción de tierra y transporte. Una de ellas fue la que Nava padre había fundado y entonces su hijo José Nava Mendiola dirigía: Transportes Don Reyna”, continuó el reportaje.

Coincidentemente, conforme durante el gobierno de García la compañía Odebrecht ganaba licitaciones, Transportes Don Reyna obtenía más contratos con la constructora brasileña.

“Desde 2007, fue de franco crecimiento gracias a los contratos que Transportes Don Reyna firmó para que sus camiones presten servicio en la construcción de la Carretera Interoceánica y después en otras megaobras a cargo de Odebrecht. Desde 2007 hasta la fecha, la empresa de Nava ha constituido una flota que hoy supera el medio centenar de camiones”, señaló “Cuarto Poder”.

En 2007, en el gobierno de García, Miguel Atala recibió 900 mil dólares de Odebrecht.

El mismo año, y en el mismo gobierno aprista, la empresa de transportes de Luis Nava, amigo de García y Atala, comenzó a obtener contratos con Odebrecht al tiempo que esta constructora resultaba ganadora de licitaciones.

Esta es una de las tramas que impulsó al Ministerio Público iniciar una investigación por presunto lavado contra García y 30 personas vinculadas, entre ellos Luis Nava y Miguel Atala.

Como ha informado La República, García, Nava y Atala son viejos amigos. En 2003 constituyeron la Asociación Democracia Social. En ese mismo año, Atala, como propietario de la empresa Remember Consorcio Periodístico, nombró como gerente a José Nava Mendiola, hijo de su amigo Luis Nava Guibert.

Luego, en 2004, el Instituto del Empleo designó a Miguel Atala como presidente y a Luis Nava como secretario general.

En 2008, el gobierno de García designó como vicepresidente y director de Petroperú a Miguel Atala.

El crecimiento de Transportes Don Reyna estuvo relacionado estrechamente con los contratos que obtenía durante el gobierno de García.

“Cinco camiones que compró Transportes Don Reyna fueron despachados desde Río de Janeiro por la misma constructora Odebrecht para el consorcio que conformaba con Graña y Montero, ICCGSA y JJC Contratistas para la construcción de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur”, reportó “Cuarto Poder”.

García y Nava niegan todo sobre brasileña

Luis Nava Guibert informó a Cuarto Poder que desde 2006 no tenía ninguna relación laboral ni societaria con la empresa Transportes Don Reyna, que fundó en 1995 y que ahora controla su hijo José Nava Mendiola.

El ex presidente García comunicó que las únicas actividades que conoció de su ex secretario Luis Nava fueron las que estaban relacionadas con sus obligaciones en Palacio de Gobierno y que no tenía conocimiento de las relaciones de sus hijos con terceros, léase Odebrecht.

García y Nava tuvieron encuentros oficiales con el ex directivo de Odebrecht, Luiz Mameri, y con el ex representante de la constructora en Perú, Jorge Barata. Ambos son delatores de la justicia brasileña. Bien harían los fiscales en requerir un interrogatorio de estos sobre sus vínculos con García y Nava.

La República