Fiscal: La Corte Superior del Callao fue tomada por criminales que vendían la justicia

Fiscal: La Corte Superior del Callao fue tomada por criminales que vendían la justicia

“Necesitamos tiempo y que los involucrados estén a buen recaudo para poder descubrir todos los delitos cometidos por esta red criminal que tomó por asalto la Corte Superior del Callao”, expresó ayer la fiscal contra el crimen organizado del Callao, Rocío Sánchez Saavedra.

Por ese motivo, Sánchez solicitó al juez Manuel Chuyo Zavaleta imponer 36 meses de prisión preventiva a tres empresarios y 10 funcionarios judiciales y abogados.

Hay más casos
La fiscal explicó que por ahora solo se han podido identificar algunos casos, una mínima parte de los hechos ilícitos, como tráfico de influencias y cohechos, que han puesto en evidencia las indagaciones y escuchas telefónicas legales.

Enfatizó que la organización criminal “Los Cuellos Blancos del Puerto” operaban en tres redes o niveles. La primera red operaba al interior del Poder Judicial y el Ministerio Público, nombrando a jueces, fiscales y funcionarios administrativos amigos en puestos claves para solucionar los procesos judiciales de sus amigos.

Esta primera red tenía como “hombre clave” al exjuez superior Walter Ríos Montalvo, expresidente de la Corte Superior del Callao, quien ya se encuentra cumpliendo prisión preventiva.

La fiscal Sánchez precisó que los magistrados integrantes de esta red están en proceso de identificación y serán investigados por los órganos de control del Poder Judicial y la fiscalía, en un proceso independiente.

La red externa estaba compuesta por abogados y empresarios que a través de la red obtenían solución a sus procesos judiciales o de terceras personas.

Una red de altos funcionarios, conformada por magistrados de la Corte Suprema y algunos integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura, que se contactaban con Ríos Montalvo a través de los empresarios y operadores políticos: José Luis Cavassa Roncalla, Mario Mendoza y Antonio Camayo.

Los trece
De los 12 detenidos presentes en la audiencia judicial, que dirigió el juez Chuyo Zavaleta, ocho pertenecen a la red externa, uno de ellos prófugo, y cinco a la red interna.

A la red externa pertenecen Antonio Camayo Valverde, José Luis Cavassa Roncalla, Mario Mendoza Díaz, Jacinto Salinas Bedón, Juan Antonio Eguez Beltrán, Víctor León Montenegro, Fernando Seminario Arteta y el prófugo Marcelino Meneses Huayra.

En tanto, que de la red interna están detenidos Gianfranco Paredes Sánchez, Nelson Reynaldo Aparicio Beizaga, Carlos Parra Pineda y del chófer Jhon Misha Mansilla.

Empresarios
Al empresario Antonio Camayo Valverde se le atribuye que en su condición de empresario utilizaba su poder económico para organizar y costear reuniones en restaurantes exclusivos de Lima para magistrados afines a la red, para conseguir resoluciones judiciales en su beneficio o de otros.

Mario Mendoza Díaz, otro empresario que utilizaba su poder económico para organizar reuniones públicas y privadas y ser nexo con miembros del CNM para mejorar la posición de los magistrados afines a la red.

José Luis Cavassa Roncalla, conocido como “Pepe Lucho”, formaba parte de la red de altos funcionarios públicos. En su condición de operador político, explicó la fiscal, utilizó su influencia con Walter Ríos y miembros del CNM, para gestionar favores políticos.

También se le atribuye facilitar el nombramiento de jueces y fiscales, para que la red pueda seguir operando y pueda obtener beneficios judiciales, a favor de terceros interesados.

Jacinto Salinas Bedón tenía como función encargarse de buscar y contactar a investigados y procesados en la Corte de Justicia del Callao para ofrecerles la solución de sus casos, direccionando los casos a jueces amigos de la red, a cambio de pago de dinero y otros beneficios.

A Juan Eguez Beltrán, se le atribuye ser otro tramitador de la red y contacto entre procesados y litigantes con los jueces amigos. Se ha identificado su participación en la solución de un caso, a cambio de lo cual retribuyó a Walter Ríos con compra de pollos para el aniversario de la Corte.

El exjuez Víctor León Montenegro, conocido como el “Kiri”, ofreció almuerzos a Walter Ríos para designar a jueces supernumerarios amigos y controlar su decisión, en asuntos de su conocimiento.

Funcionarios
Gianfranco Paredes Sánchez se encargaba de coordinar y ejecutar las órdenes de Walter Ríos, entre ellas intermediar con los amigos a fines a la red para que sean designados como jueces supernumerarios.

También coordinaba entre los litigantes y magistrados el direccionamiento de los casos y favorecerlos a cambio de beneficios económicos.

Nelson Aparicio Beizaga, asesor del presidente de la Corte del Callao, se encargaba de elaborar documentos que Ríos intercambiaba con los integrantes de la red externa. Aparicio participa en la suscripción del convenio entre la Corte y Telesup, que solicitó el consejero Iván Noguera.

Al administrador de la Corte Superior del Callao, Carlos Parra Pineda, se le atribuye proveer logísticamente a la red criminal y beneficiar con la contratación del servicio de terceros.

La fiscal precisó que Parra, como administrador de los fondos de la Corte, destinó dinero a Gianfranco Paredes y a otros servidores de la red mediante vales u órdenes de servicio.

Además, haber realizado pagos al suboficial de la policía Luis Rengifo Pachas, quien venía investigando la desparición de bienes de la Corte Superior del Callao en Chucuito, para que emita un informe a favor de Ríos Montalvo.

El chofer Jhon Misha Mansilla se encargaba de recaudar el dinero proveniente de los beneficios o abogados de la red de corrupción, entregando posteriormente lo recaudado al hombre clave de la organización.

Defensa

- Niegan los cargos. Luego de la exposición de la fiscal del Callao, los abogados defensores empezaron a realizar sus alegatos. Todos niegan los cargos y minimizan los diálogos que se escuchan en los audios. Los funcionarios judiciales comprometidos indican que solo cumplían órdenes.

Investigación comenzó con los teléfonos de dos abogados

- La investigación a la red “Los Cuellos Blancos del puerto” comenzó con la interceptación de los teléfonos de los abogados Jacinto Salinas Bedón y Víctor Maximiliano León Montenegro, coordinando la solución de procesos judiciales a peligrosos delincuentes, explicó en la audiencia pública la fiscal Rocío Sánchez Saavedra.

A partir de allí, precisó la fiscal, se empezó a ingresar a los servidores de Constelaciones números telefónicos de personas a las que solo se les identificaba con alías y nombres en diminutivo. Esto permitió conocer la existencia de una red de corrupción en el sistema judicial con ramificaciones en la Corte Suprema, el Consejo Nacional de la Magistratura.

En la audiencia, la fiscalía leyó la transcripción de algunos audios de interceptación telefónica. En uno de los audios leídos, entre Gianfranco Paredes y el administrador Nelson Aparicio, ambos coordinan retirar dinero de la Corte para su propio interés, vía vales que hacían firmar a trabajadores del Poder Judicial.

También se habla de contratar a la hija de un asesor del presidente del Poder Judicial, a cambio de que los ayude en la asignación de vehículos para la Corte del Callao.

La República