• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 051351353 - 951523827
  • Jr. Las Begonias Nro:132 - 136

Profesora casi arranca oreja a alumno por error ortográfico

Franco Ever C. L. de nueve años aún recuerda con miedo la mañana del 15 de mayo. Estaba sentado en su salón de clases de la Institución Educativa 70258 del distrito de Kelluyo, provincia de Chucuito - Juli, región Puno. Su profesora Orsalia Quenta Coaquira, de cuarto de primaria, verificaba el trabajo realizado por el estudiante

 en el curso de Comunicación. La maestra se percató que el menor cometió en su cuaderno un error ortográfico, escribió "Aer" en lugar de "caer".

Este yerro provocó que Orsalia Quenta reprimiera al alumno con violencia. Jaló fuertemente la oreja izquierda del menor. Le provocó una herida de 2.5 centímetros.
Pese a la herida, la docente no atendió al estudiante, siguió con el dictado de clases. Franco Ever tuvo que llegar a su casa para recibir atención a su herida de parte de sus padres.

Los padres del menor cuentan su verdad a La República, ante la inacción de las autoridades del poblado ubicado a cuatro horas de la ciudad de Puno.

La madre Mónica L. (34) contó que la herida fue provocada por la fricción y presión que ejerció la maestra con su uña de la mano. Esto se desprende del Certificado Médico Legal N.º 000422-PF-AR suscrito por el médico legista Kenny Hilmer Trujillo Álvarez. El galeno le dio seis días de descanso médico al menor.

La madre aseguró que nadie auxilió a su hijo. Reveló que recién cuando llegó a su casa se percató de la lesión que sufrió Franco. Lo llevó al centro salud de Kelluyo y denunció ante la Policía a la maestra.

Precisó que habló con la directora del colegio, Vilma Cárdenas, pero esta no tomó acción alguna porque no le habría dado la importancia al caso. Dijo que la profesora Orsalia Quenta le pidió disculpas y le solicitó llegar a un acuerdo para que el caso no sea un escándalo.

“Entonces le hemos dicho a la profesora tú misma llévale a mi hijo a hacer coser (su oreja). Pero dijo yo no tengo tiempo. Estoy mal. Al final ya no quiso (hacerse cargo). La directora también ya no levantó algún acta. Al final nos venimos (a mi casa) y nos fuimos a Desaguadero”, dijo Rogelio C., padre del escolar.

Manifestó que desde que su hijo fue agredido por su propia maestra ya no quiere ir al colegio. Indicó que tiene miedo de ingresar a su aula porque cree que volverá a ser maltratado. No va a la escuela desde el 15 de mayo.

Cosieron oreja

Personal de salud del Centro de Salud de Desaguadero confirmó que al estudiante Franco Ever se le cerró la herida con cinco puntadas. Confirmaron que se le veía el cartílago de la oreja.

Mónica L. refirió que hubiera querido llevar a su hijo a una clínica para que reciba mejor atención, pero no pudo porque la profesora Orsalia Quenta solo les alcanzó 40 soles.

La madre relató además que la maestra le hizo saber que pediría su permuta a otro centro educativo si por su denuncia era objeto de cuestionamientos.

No dan la cara

La República buscó la versión de la profesora Orsalia Quenta. Esta contestó el teléfono pero cuando le dijimos que queríamos saber su versión sobre los hechos denunciados, apagó su celular alegando que no escuchaba la comunicación. Este medio insistió en saber su versión pero ya no quiso atender las llamadas.

La directora del colegio, Vilma Cárdenas, aseguró que está dispuesta hacer sus descargos siempre que la busquen en el distrito de Kelluyo. No quiso hablar del hecho vía celular. Se excusó diciendo que está de viaje.

El puesto policial de Kelluyo confirmó que existe una denuncia contra Orsalia Quenta Coaquira, pero aún no prestó su declaración. La Defensoría del Pueblo informó que tomará cartas en el asunto.

El congresista Oracio Parori pidió al Ministerio Educación tome acciones y sancione a la responsable. LaRepublica 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar