Perú: el turismo rural comunitario crece y eleva calidad de vida de la población

Perú: el turismo rural comunitario crece y eleva calidad de vida de la población

El turismo rural comunitario es mucho más que una estrategia. Ofrece experiencias de viaje desde el punto de vista de las comunidades de la Costa, Sierra y Selva para generar economía y preservar tradiciones y cultura viva. 

El coordinador de Turismo Rural Comunitario del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), Iñigo Maneiro, asegura que esto implica introducirnos en las rutas, la arqueología, las fiestas, la gastronomía y día a día de las comunidades, de la mano de ellas, informa el suplemento Lo Nuestro del Diario Oficial El Peruano.

Sostiene que el impacto para estas poblaciones es innegable porque eleva la calidad de vida en general, pues al recibir información sobre técnicas de guiado, finanzas, contabilidad, mejoras de sus instalaciones y productos, los visitantes viven luego en un país tan rico en cultura y naturaleza como es el Perú.

Esta estrategia del Mincetur nace, en realidad, con los primeros emprendimientos que surgen en Puno en la década de 1970, con Taquile y Los Uros. Estas comunidades tenían recursos atractivos y querían incursionar en el mundo del turismo.

Todos suman

Maneiro asegura que desde aquella etapa inicial, el recorrido hasta hoy ha sido largo y en él intervinieron numerosos agentes: el Estado, los gremios, los operadores turísticos, algunas ONG, la prensa y los propios comuneros, que de ninguna manera hipotecan su día a día, pues continúan siendo agricultores, pescadores o cazadores en la Selva. Y lo que hace el turismo es darles un plus a sus rutinas, que luego pasan a ser parte de la experiencia turística.

El turismo rural comunitario, como estrategia funciona bien. Existen 76 emprendimientos en el país que involucran a más de 3,500 familias. Estas participan de muchas formas, como ocurre con el guiado, alojamiento en casas, gastronomía y actividades diversas.

“El turismo rural comunitario se desarrolla en 12 regiones y este año ingresaremos en otras 7 regiones, porque siguen aumentando los emprendimientos y las solicitudes de las familias para ser parte de estos procesos”, expresó.

Ofertas en línea

Algunos destinos cercanos a Lima se ofertan bajo la modalidad de full day, y por 50 o 60 soles se puede tener una experiencia de intercambio con las comunidades locales en rutas diseñadas para conocer, por ejemplo, la arqueología de Caral o la gastronomía de Antioquía.

También hay paquetes más alejados en la zona Nor Yauyos, donde algunas comunidades organizadas ofrecen experiencias de agroturismo; es decir, se realiza con ellas actividades en el campo: pastoreo, cosecha, visita a los sitios arqueológicos de la zona, conocer qué productos utilizan, cómo son sus fiestas, sus tejidos, cuáles son sus técnicas de cocina, entre otras labores.

Hay otros paquetes para la Selva, de tres, cuatro o cinco días, cuyo detalle figura en la página web www.turismoruralcomunitario.com.pe. Los paquetes a los que el turista puede acceder no son costosos, porque al ser resultado de la relación directa con las familias, se evita la intermediación.

En consecuencia, se encuentra actividades diarias por 50 soles hasta paquetes que pueden costar, dependiendo del número de personas, días y el destino, un poco más, pues implican mayor logística.

Lo más interesante es que cada paquete contiene una amplia gama de actividades, como participar en la cosecha de papas, hacer kayak en el lago Titicaca, observación de fauna o tareas de conservación en la Selva, trabajos de arte popular, paseos a caballo o descanso.

Maneiro dice que la expectativa es seguir creciendo porque el turismo rural comunitario encaja muy bien con el Perú y con el pasajero que llega al país. “Somos una potencia mundial en biodiversidad y en cantidad de áreas naturales protegidas. También en cultura viva y antigua”, destacó.

Andina