Irregularidades: Millones al agua en Juliaca

Irregularidades: Millones al agua en Juliaca

La Contraloría General de la República hizo una auditoría a la obra del drenaje pluvial que la Municipalidad Provincial de San Román ejecuta en la ciudad de Juliaca.

Halló un perjuicio económico de S/ 19 789 000. El desfalco se produjo durante la elaboración del expediente técnico, supervisión y ejecución del proyecto.

La obra se inició en la segunda gestión del exalcalde de Juliaca, David Mamani Paricahua (2011-2014). Su objetivo, reencausar el agua de las lluvias que anegaba las calles hacia el río Torococha y Coata. De esta manera, se buscaba menguar las inundaciones.

Según el organismo fiscalizador, el municipio encargó la elaboración del expediente técnico a un consultor que no contaba con la experiencia requerida. Sin embargo, se le pagó sin que presente todos los estudios necesarios. Eso provocó un perjuicio de S/ 1 328 856.60, lo cual repercutió en la ejecución de la obra.

La Contraloría advirtió que el expediente técnico tiene deficiencias técnicas sustanciales. No hay precisión sobre el cálculo hidráulico ni estudios técnicos que permitan saber cómo será la pendiente que permita medir la velocidad mínima de arrastre de los sedimentos.

SOBRE LA OBRA

La Contraloría logró establecer, además, que el municipio inició la ejecución del proyecto sin contar con la disponibilidad total de los terrenos. Ello repercutió en la resolución del contrato, abandono de la obra y un arbitraje, con el riesgo de perder la inversión efectuada hasta el momento de S/ 22 000 684 y asumir los costos del proceso arbitral que asciende a S/ 113 485.00, que se constituye en presunto perjuicio económico.

De otro lado, el municipio calcetero permitió que el “Consorcio Supervisión Juliaca” incumpla sus obligaciones contractuales. No cumplió con poner a trabajar al personal técnico propuesto. Aún así, se le otorgó la conformidad de desempeño, llegando a pagar S/ 648 017.53, que constituye presunto perjuicio económico. La obra fue ejecutada por el Consorcio Uros. La firma no cumplía con los requisitos mínimos establecidos por las bases. Pese ello, y otros hechos irregulares, se le pagó más de 22 millones de soles.

LaRepública