Ebrio cercenó el dedo de su vecino de una mordida

Ebrio cercenó el dedo de su vecino de una mordida

En un furibundo ataque, un varón le amputó el dedo a su vecino usando sus dientes, exactamente como si se tratara de un can. El hecho se dio en la octava cuadra del jirón Ayacucho.

Máximo Félix Quispe Vilca de 53 años salio a la puerta de su casa y, luego de un confuso incidente acabó con la mano ensangrentada e incompleta.

Según relató, estando afuera de su casa vio a su vecino Oscar Quispe Pari quien estaba completamente ebrio. Debido a una antigua enemistad, iniciaron una pelea en medio de la calle.

El vecino Oscar no supo otra manera de acabar la pelea que mordiendo fuertemente el dedo anular derecho de su contrincante provocando una hemorragia.

PERRO. Momento después, el herido recurrió a los policías. Según indicaron los efectivos del orden, uno de ellos le preguntó al herido: “¿Le ha mordido un perro? a lo que el hombre respondió :“No, mi vecino”.

Por esto, luego del atender al herido, los policías intervinieron a Oscar Quispe Pari para que responda por las lesiones ocasionadas a su vecino.

En tanto, trasladaron a Quispeal hospital. En este lugar, los galenos indicaron que perdió la última sección de su dedo anular por la herida y los daños ocasionados por la fuerte mordida de su vecino.

Trascendió que ambos sostenían una enemistad por terrenos que tiene la víctima en los alrededores de Salcedo los cuales los utiliza en la elaboración de ladrillos. Un problema relacionado a ese negocio habría sido el que llevó a varios enfrentamientos verbales, y, finalmente, dentales, para mala suerte de Máxim Quispe.

A pesar de los esfuerzos, el hombre no pudo conservar el dedo, por el daño ocasionado debido a la mordedura.

Diario Correo