Olores fétidos y gusanos genera morgue del hospital de Puno

Olores fétidos y gusanos genera morgue del hospital de Puno

El hospital Manuel Núñez de Puno tiene una bomba de tiempo dentro de sus instalaciones. De la morgue del nosocomio, ubicado a un costado del área de Emergencia, emana un olor fétido desde varias semanas. Y es que los cuerpos que contiene están dispuestos en el piso, descomponiéndose.

El establecimiento informó que solo tiene cuatro cámaras de refrigeración para los occisos. Los demás cuerpos son colocados en el suelo.

El hedor es tan insoportable que el personal de salud cumple sus funciones con barbijos en la nariz o pañuelos. Similar actitud toma el personal de seguridad. 

DESCOMPOSICIÓN

Este grave problema podría afectar la salud de los pacientes. Incluso el lunes gusanos blancos se arrastraban en el marco de la puerta de ingreso, ventanas, paredes, sin que nadie hiciera algo.

Por el pasadizo que da a la morgue transitan cientos de personas a las áreas de hospitalización.

Estos gusanos pertenecerían al cuerpo en descomposición de un varón que días atrás fue encontrado en uno de los cerros al oeste de la ciudad. El cadáver aún no ha sido identificado.

Existen también otros cadáveres que aún no son recogidos por sus familiares o no fueron identificados plenamente.

SACA CUERPO

El nuevo director del hospital, Ariel Huarachi Loza, admitió la existencia de estos malos olores que se perciben a metros, pero precisó que la administración de la morgue está a cargo de Medicina Legal del Ministerio Público.

Sostuvo que ellos son responsables de los ambientes y las condiciones en que se guardan los cuerpos. Sin embargo, también reconoció culpa del nosocomio porque los cuerpos de los pacientes son depositados en esos ambientes.

El galeno informó que un equipo de técnicos fumigó los ambientes de la morgue y logró reducir significativamente la hediondez.

Huarachi Loza declaró que en varias oportunidades sus antecesores evaluaron cambiar la ubicación de dicho ambiente porque está al costado de la unidad de Emergencia.

“El área de Emergencia será ampliada. Esto nos obligará a cambiar la sala que ocupa la morgue. Ya tenemos idea de dónde estará ubicada. Esperamos que las cosas en adelante mejoren”, precisó.

Aseguró que el proyecto estará a cargo de un ingeniero sanitario experto en el tema. Este profesional dispondrá, de acuerdo al lugar, cuántas cámaras de refrigeración se necesitarán.

Los cuerpos sin identificar hallados en zonas descampadas son los que más problemas generan, debido a su estado avanzado de descomposición. Los cuerpos que no son reclamados son enviados a fosa común. Solo son donados cuando hay una solicitud expresa de alguna universidad.

LaRepublica