Celular: 973 580 316
Telef: 051351353

Barbarie y olvido tras cuatro años de la guerra en Yemen

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Más de 10.000 civiles muertos, reiteradas violaciones de DD.HH., una población al borde de la hambruna y la indiferencia internacional es el saldo cuatro años de guerra en Yemen. Una mirada a uno de los conflictos más desgarradores de la actualidad.

Bastaron cuatro años de guerra para fraguar la peor crisis humanitaria del mundo. Así calificó la ONU el conflicto en Yemen, que esta semana vuelve a estar en el foco de la atención mundial. La razón: el cuarto aniversario del devastador conflicto entre los rebeldes hutíes y la coalición liderada por Arabia Saudita, que azota al país.

Hacer cálculos, a esta altura del conflicto, es lamentable en todos los niveles. Tan solo en el marco de derechos humanos, Amnistía internacional (AI) reportó que ha documentado "ataques indiscriminados, detenciones arbitrarias, desaparición forzada, tortura y agresión sexual" contra la población, que constituyen crímenes de guerra. A la fecha van más de 10.000 civiles muertos, aunque algunas ONG señalan que el número puede ser cinco veces mayor y más de 6.000 heridos.

Oleadas de humo y fuego de un depósito de armas del ejército después de ser golpeado por un ataque aéreo en la capital de Yemen, Saná, en una foto de archivo del 11 de mayo de 2015. Mohamed al-Sayaghi / Reuters

Según Naciones Unidas, entre marzo de 2015 y agosto de 2018 hubo más de 17.640 víctimas civiles en el conflicto, aunque señala que es probable que la cifra real sea mucho mayor. Así, Armed Conflict Location and Event Data Project (ACLED) registró 60.223 muertes de civiles y combatientes, sin contar las víctimas del cólera. Las enfermedades también han sido otros de los focos de mayor peligro durante el conflicto.

La hambruna, lúgubre protagonista del conflicto en Yemen

El hambre, dicen los expertos, es más mortífera que las balas y los morteros, que los bombardeos y los vejámenes propios de la guerra. Según registra el Programa de Alimentos Mundial (PMA) de la ONU, "hoy, veinte millones de yemeníes, alrededor del 70 % de la población, padecen inseguridad alimentaria, lo que representa un aumento del 13 % con respecto al año pasado".

La ONU ha culpado a los rebeldes hutíes no solo de impedir la entrada de asistencia humanitaria, especialmente, de alimentos, sino de venderlos, despojando a los millones de yemeníes de los artículos más básicos para sobrevivir. Pero la coalición saudita también es responsable. En el pasado ha bombardeado depósitos de alimentación de la ONU, agravando la deplorable situación de los civiles.

El país ya es el más pobre de Medio Oriente. Paradójicamente, límita con Arabia Saudita, un actor clave en su conflicto y uno de los más ricos de la región. La guerra ha desplomado el PIB de la endeble economía yemení un 50 %, según datos del Banco Mundial, erosionando las condiciones de vida. La moneda local cayó notablemente, desmejorando el poder adquisitivo de la población.

En los mercados de Saná, capital de la nación, los alimentos son cada vez más escasos y costosos. Los campesinos no pueden producir y las personas no pueden comprar. Los precios se han elevado hasta en un 100 %. Las actuales raciones de alimentos de respuesta rápida del PMA han podido sostener a más de 5.000 familias, pero no es suficiente. La sombra de la guerra amenaza todo y quienes más sufren son los niños: 85.000 menores de 5 años han fallecido por desnutrición en lo que va del conflicto.

Los niños, la mayor tragedia de la guerra yemení

El conflicto todo lo trastoca y el de Yemen no ha sido la excepción. Henrietta Fore, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señaló que "cada día, ocho niños mueren o resultan heridos en 31 zonas de conflicto activas en el país".

Los que sobreviven, se vuelcan a las calles a trabajar para sostener a sus familias. Algunos lo hacen en los cementerios, limpiando las tumbas, que luego los familiares recompensan con unas cuantas monedas. Su suerte es dispar.

Afaf Hussein, de 10 años, con problemas de desnutrición, se sienta junto a su madrastra mientras su padre Hussein Abdu, de 40 años, le da una rodaja de naranja en un hotel en Saná, Yemen, el 14 de febrero de 2019. Khaled Abdullah / Reuters

Otros son reclutados por los rebeldes para engrosar sus filas. Ver niños que cargan armas más grandes que ellos no es una escena tan extraña. De acuerdo con la Organización Mundial del Trabajo, Yemen se convirtió en el país árabe donde el trabajo infantil está más extendido.

En este escenario, los menores se vuelven más vulnerables que nunca. Los matrimonios infantiles se dispararon desde que inició el conflicto en 2015. LA ONG Humaniun estima que más del 30% de las jóvenes se casa antes de cumplir los 18, pero bajo este contexto, se cree que el número es mayor y que lo hacen desde edades más tempranas. En una guerra, los cálculos no son sencillos y aunque no hay consenso, Unicef señala que cerca de dos millones de niños se han quedado sin educación y más de 3.600 escuelas han cerrado.

La indiferencia internacional, la otra cara del conflicto

Desde que el conflicto estalló hace cuatro años, los intentos por lograr un fin pacífico y una estabilidad política, han sido infructuosos. El último acuerdo de paz al que se llegó fue en Suecia el pasado diciembre. Contemplaba un alto al fuego, la retirada de tropas de Hodeida (principal puerto por donde ingresa la ayuda), un intercambio de prisioneros y la reapertura de los corredores humanitarios, no se ha implementado.

Pese a que la ONU verificó el proceso, han pasado tres meses en la más absorta inacción. Las partes desconfian, la zozobra crece y el ciclo de la guerra volverá a seguir su curso. Entre la cotidianidad de las noticias de la guerra y la falta de volundtad polítia, en el olvido va quedando el drama de millones de yemeníes.

Como telón de fondo del conflicto, lo que lo que en realidad se disputa es el control regional entre Irán, que ha apoyado tras bambalinas a los chiítas hutíes y Riad, líder de la coalición árabe. Una de las mayores críticas que ha realizado AI es que "un consorcio de Estados occidentales que incluye a Estados Unidos, Reino Unido y Francia sigue suministrando armas a los miembros de la coalición liderada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, a pesar de los abrumadores indicios de que se han utilizado para cometer crímenes de guerra".

Foto de archivo de un combatiente gritando para dispersar a las personas del sitio de un ataque aéreo en Saná, capital de Yemen, el 12 de junio de 2015. Mohamed al-Sayaghi / Reuters

"El Contador de la vergüenza", que realizaron las ONG Amnistía Internacional, Fundipau, Greenpeace, Oxfam Intermón y Save the Children denunciaron que, entre 2015 y junio de 2018, España autorizó exportaciones de armas a la coalición saudí por cerca de 2.071 millones de euros. Es decir, entre 2016 y noviembre de 2018, "en el mismo tiempo en que murió una persona cada 25 minutos a causa del conflicto, España autorizó 30.000 euros en venta de armas a la coalición saudí", dijo AI España. "Sólo unos pocos países han suspendido las ventas como Países Bajos, Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suiza", agrega la ONG. Esto pese a los reportes de violaciones a los DD. HH.

La comunidad internacional también libra su propia batalla. Las grandes potencias ocupadas en sus asuntos internos, de fondo, comercian impasibles con sus intereses, mientras el conflicto se perpetua y se refugia en la cotidianidad y en el olvido.

Fuente: France24


¡Trujillo de fiesta! Carlos A. Mannucci ascendió a Primera División tras vencer 1-0 a Cienciano

¡Trujillo de fiesta! Carlos A. Mannucci ascendió a Primera División tras vencer 1-0 a Cienciano

More details
Comisión de Ética acuerda iniciar indagación preliminar contra Salaverry

Comisión de Ética acuerda iniciar indagación preliminar contra Salaverry

More details
Desembarcadero pesquero de Ilo estará listo en julio, afirma Ministerio de la Producción

Desembarcadero pesquero de Ilo estará listo en julio, afirma Ministerio de la Producción

More details
Pérez advierte riesgo de obstaculización por difusión de preacuerdo con Odebrecht

Pérez advierte riesgo de obstaculización por difusión de preacuerdo con Odebrecht

More details

Search